INVESTIGACIÓN ABRAZABLE

No, no vamos abrazando consumidores por la calle aunque a veces nos gustaría. Al final, nuestro trabajo no se entiende sin un consumidor que habla, que nos dice, que se queja, que propone, que valora o simplemente… que contesta.

Cuando hablamos con los consumidores, más que una conversación es como un abrazo: ellos nos cuentan y nosotros analizamos lo que hay detrás, lo que no cuentan pero realmente sienten. Porque sentir, sienten. Se sienten cerca de una marca, sienten que hacen una buena compra, se sienten indecisos y tienen miedo a equivocarse. Se sienten identificados con la publicidad que ven o frustrados con los banners que no les dejan ver.

Hay marcas que no saben abrazar a sus consumidores. 

0 comentarios
DEJA UN COMENTARIO
Categorías
Entradas recientes